Haciendo Huesos

Vitalidad on enero 23, 2011

Cada día me acuerdo de lo agradecida que estoy por mi vida activa y de no desperdiciarla. Hace un año, ocho semanas después de la cirugía, yo recién comenzaba de poner peso sobre mi pié y he aquí la historia …

Yo vivo en la calle de los sueños. La Jolla, California. Mi laboratorio está ubicado en la esquina delantera derecha de la casa, las ventanas hacia la calle, y puedo ver a los corredores, ciclistas y gente paseando a sus perros desde aquí. El laboratorio se ha hecho para el cuidado y la curación de mi pié. Es un lugar estéril, menos la hora alegre y los amistosos taburetes llenos en Beaumont’s. La última obra musical en el teatro de La Jolla vino y se fue sin mí. El horario del gimnasio, en clases de Pilates, en yoga, donde la esteticista, en almuerzos y cenas tienen horas despejadas donde mi nombre llenaba muchas franjas de horario. Mi itinerario de viaje llegó a parar y mi nuevo coche deportivo ha estado guardado en el garaje durante 4 semanas.

Cuando era niña, la preocupación por los pies torcidos se pronunciaba con una orden médica para zapatos ortopédicos. Esos zapatos toscos de color marrón y blancos serían una tendencia en los próximos años, pero para mí cuando era niña, eran humillantes. Se trataba de los juanetes. Mamá los tenía, mi abuela Alicia también, y a través de las ramas del árbol familiar, fue mi herencia esa deformidad dolorosa. En el verano de Colorado, la piscina era el lugar fresco de reunión y había una playa simulada, a la orilla del agua. Cuando tenía 14 años que fue aquí donde escondía mis pies en la arena, con la esperanza de que ningún niño se diera cuenta de los chichones rosados en los lados de mi dedo gordo del pie. Me siento triste ahora cuando veo que el legado de los juanetes se ha duplicado en mi hija y hasta mi hijo. Y temo por ellos por el camino final que mis pies han sufrido.

Ahora mis pies se han convertido en mis talismanes. Han permitido que mi ego su apogeo. Tacones altos sexy de punta? ¡Ay!. ¿Pequeñas sandalias de tiras delgadas para el verano? Horrible. ¿Caminar por millas en París? Insoportable. ¿Cojear en botas de Gucci? Embarazoso.

Sin hacer mis investigaciones debidas, elegí un médico que promete una solución, hace su maniobra quirúrgica, paso un mes con dolor y en recuperación, me dice que camine en ellos apenas pueda y no sienta dolor y la vida continúa. Hasta un año después. A estas horas, mi pie derecho se había convertido en algo asqueroso. El juanete había vuelto a aparecer de una nueva manera espantosa y se estaba escondiendo detrás de mi segundo dedo del pie hasta que empujaba a los pobres dígitos torcidos dolorosamente hacia arriba, los cuales ahora se elevaban sobre el dedo gordo del pie, como David amenazando a Goliat. Zapatos dolían. El movimiento dolía. La vida dolía. Pero avanzaba cojeando, hasta el momento en que me reuní con el especialista más nuevo de ortopedia, el buen Dr. Copp. Después de tomar radiografías de mi pié y pronunciarlo casi irreparable, la cirugía no sólo se requeriría de inmediato sino que también no tendría un pronóstico positivo.

En los últimos 10 años, mientras que buscaba alimentar mi autoestima entre las ruinas de un divorcio malévolo, las cosas más pequeñas se han convertido en los mostradores del camino de mi resurrección. Los jardines fuera de mi ventana son santuario para colibríes, wisterias blancas, mariposas monarcas negras y anaranjadas, albahaca, tomillo, dedaleras y palmeras. Ellos siguen siendo el ungüento no sólo para la curación de mi pasado, pero la génesis de mi nuevo amor con la vida. Esta relación se ha demorado en llegar, cuando finalmente pude salir del pantano de la autocompasión y desesperación y ver la luna y la puesta del sol y el mar y las criaturas que viven allí. Estoy emocionalmente, ofensivamente y totalmente enamorada con este planeta verde-azul sobre el cual vivo, la nave nodriza que llamamos Tierra. ¡No estoy bromeando! Viajo porque quiero ver su majestad, su misterio, su diversidad y sus criaturas. Cuando me piso sobre su piel, es una relación respetuosa, porque para mí, ella es un organismo viviente y que siente. Este intercambio de resonancia que me envalentona todos los días mientras busco poner los pies firme en tierra, ese sentimiento de seguridad al sentirme sostenida y protegida por la gravedad, cada partícula de mí hecha aquí y quedará aquí cuando me haya ido.

My artistic interpretation!
Mi interpretación artística!

Rezo por aquellos que sin pensar y, a veces deliberadamente, violan este mundo para obtener ganancias financieras. Por aquellos quienes detonan bombas que penetran profundamente en la tierra, los que dejan la suciedad en el mar y destruyen los ecosistemas. Yo rezo por la sabiduría más allá de mi entendimiento para que se anulen estos actos de terror. Y, por último, ruego por la paciencia de esperar, de estar quieta, para que el milagro de hacer los nuevos huesos en mi pié derecho en este mismo momento, porque mi futuro previsto incluye todo lo que pueda pensar en tocar y experimentar nuestro mundo mano siendo la primera, por delante y en persona.

Tuve que luchar contra Cruz Azul por el derecho a pasar la noche en el hospital. Después de 3 horas de cirugía y tendida con mi pequeño pié vendado y del tamaño de una pelota de fútbol suspendido sobre hielo y almohadas, estoy con un dolor insoportable. Hay una extraña banda de ampollas de sangre de 2 pulgadas de largo alrededor de mi muslo que me han dicho es el resultado de haber aplicado un torniquete para prohibir el flujo de sangre durante la cirugía y ahora, los músculos de mis cuadriceps están en el motín. Ellos están en espasmo y se ven como en la película Alien, ya que están pulsando debajo de la piel, tratando de encontrar el equilibrio otra vez. Yo llamé a la enfermera por quinta vez, el dolor es intolerable. Soy una veterana habiendo dado a luz 3 veces y nunca había llorado. Hasta ahora. Sola a las 3 am en un hospital pidiendo alivio del dolor, una enfermera me da un pañuelo de papel mientras yo sollozaba. A la media hora, Percoset comenzó su conquista desagradable y durante dos horas más, me hablé a mi misma a través del efecto. En la mañana, me van a pedir que me vaya, que consiga de alguna manera la forma de levantarme, vestirme e irme a casa. No tengo idea de cómo voy a ser capaz de hacer esto, pero ese lugar difícil e informado con drogas al fondo de mi alma me asegura que lo haré.

The Surgeon's Handiwork
La obra del cirujano

And Y ahora estoy quieta. Tranquila. Confinada. Encarcelada. Este pie mutilado ha sufrido un trauma masivo, los huesos cortados y separados, atornillados en una nueva formación, médicos confieren sobre la manera de volver a establecer el proyecto original de un pie muy funcional diseñado por el Arquitecto Más Importante. Ha sido un mes de subir y bajar escaleras un peldaño a la vez, hacia atrás y sentada de trasero. Me he demorado un mes en encontrar como navegar y he descubierto un nuevo uso para el caminante. He aprendido humildad en todas sus formas. Me he rastreado hacia atrás en el suelo para entrar a la ducha con bolsas de basura alrededor de mi tobillo y he tenido el milagro de gente que conozco quien me han apoyado en todos los sentidos, sin haber pedido su ayuda pero sin embargo presentes.

Para mí, el dar siempre ha sido fácil. Se siente bien, eres capaz de hacerlo, y agradezco la oportunidad. La recepción es otro animal completamente. Mis hijos han sido los beneficiarios de mi buena fortuna y mi generosidad, también mis amigos, porque me he sentido tanto obligada y necesario para “pagar la cuenta ‘para los que tienen menos que yo. Ahora, simplemente no puedo ir a buscar víveres. No puedo llevar a Murphy al veterinario. No puedo asegurarme de que haya dulces para la fiesta de Halloween.

Todo lo que puedo hacer es abrir mi corazón para recibir. Y mi pequeño e indefenso, terriblemente atemorizante pié en recuperación ha sido el portal de uno de los momentos más increíbles de mi vida.

Siempre he sido ambiciosa, prometo demasiado y entrego menos de lo comprometido hacia mi misma en tanto a grandes sueños y metas. Mis neuronas han creado una rutina poco agradable en donde me encanta tener intenciones, escribirlas, emocionarme y prepararme para el resultado y luego ¡puf!. Es un camino sin salida a la frustración y la decepción en mí misma. Pero algo esta vez ha sido diferente. Este pequeño pie que ha sido objeto de tanta burla, maltrato y el abuso, incluso la ira y la vergüenza de repente se ha transfigurado en un milagro al final de mi pierna. He investigado la curación del hueso, y qué diablos está pasando ahí, los efectos de la cirugía y los analgésicos en mi sistema y qué hacer para ganarme la vida. He pensado en crear un blog de información para la gente lo que necesitan saber que no me han dicho. He encontrado gran sanación a través de la acupuntura y tratamiento quiropráctica y mi trabajo corporal y ha sido una maravillosa oportunidad increíble para ver este proceso en una luz completamente diferente. Y esta forma de ser me hace. Es quien soy, no alguien quien sea una víctima, una idiota lloriqueando que se olvida de que está entre los afortunados que realmente volverá a caminar, a diferencia de muchos otros.

Pain relief
El alivio del dolor

He hecho de la soledad mi amigo y fortaleza. Durante 20 años, he estado ocupada, una vida donde no hay un enfoque absoluto, sino más bien una en la que he defendido el ser una usuaria de tareas múltiples. La investigación ahora está demostrando que la falta de atención está dañando nuestras habilidades cognitivas y soy testigo de eso a través de mi propia experiencia. Quedarme quieta. Hacer lo que me propongo. Escribir el libro que había sido un paria para mí. Darle vida a mi corazón y a mi alma por el manto de quietud. Abarcar el conocimiento de que en este mismo momento, estoy haciendo los huesos y honro este pasaje a una vida nueva y preciosa más significativa de momentos.

He estado literalmente detenida de inmediato. Y el tiempo está dando forma a mi futuro, ya que he dejado atrás el pasado. El siguiente paso que doy es la más importante de mi vida. No tengo más enemigos. No tengo más razones para no avanzar en la visión de mi futuro responsable. La gracia está inscrita en el felpudo de mi vida.

Share

Inquire Here

Thank you for your interest in my art. Please fill out the form below and I will be in touch with you shortly.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si usted tiene historias, cosas interesantes o una perspectiva que desea compartir, por favor póngase en contacto conmigo.

Está estrictamente prohibido el uso no autorizado y / o la duplicación de este material sin el permiso expreso y por escrito del autor y / o propietario de este blog. Pueden utilizarse extractos y enlaces, siempre que se otorgue un crédito completo y claro a Becky y EverythingBecky.com con una dirección apropiada y específica al contenido original.