Kalos Sthenos – Fuerza Hermosa

Vitalidad on noviembre 17, 2016

Mientras estaba en el gimnasio recientemente mi entrenador Franz Snideman y yo estábamos hablando acerca de la tendencia del estado físico llamándonos a tiempos en que el movimiento funcional no sólo era la norma, sino que necesario para la supervivencia. Muchas de las disciplinas que en la industria del estado físico que implica lo que los antiguos griegos llamaban kalos sthenos. Fuerza hermosa. Me encanta eso. Franz ha estado incorporando estos estilos en sus sesiones por dos razones. Ser fuerte y ágil son vitales para la autosuficiencia. Además, cuando uno hace movimientos diferentes y desafiantes en nuevas formas, queda claro cuales son los límites que uno tiene. Es interesante para mí que en la primera serie de ejercicios que el me presenta, me encuentro menos coordinada y menos centrada que en los posteriores. Nuestros cuerpos y neurología aprenden rápidamente que con el enfoque, el conjunto siguiente es notablemente mejor. Como la vida! El enfrentar nuestras limitaciones nos obliga a tomar inicialmente un riesgo, en lugar de estar a gusto en nuestra zona de la repetición habitual. Entonces el cuerpo se adapta, se vuelve más elegante, tenemos un nuevo nivel de confianza y estamos listos para lo que viene. Einstein dijo: “un cuerpo en movimiento permanece en movimiento y un cuerpo en reposo permanece en reposo.

Hace unos años fuimos invitados por el Dr. Fred Covan, el Jefe de Psicología del Hospital Bellevue de Nueva York que lo acompañaramos en un viaje de salida y dijo que era un requisito previo para su primer año todos los estudiantes de Psicología. Destino: la morgue del hospital. Tan sólo recordar esto me causa una sensación de nerviosismo en el estómago. No sé lo que me daba miedo, pero era de mal agüero. Bellevue tenía una reputación de ser un hospital de la ciudad interior, donde se veía de todo. Cuando nos describió los pacientes que se encontraban en la sala de Psicología, me era difícil imaginar lo que la morgue podría ser. Nos sentamos en su oficina para completar un cuestionario con preguntas acerca de nuestras creencias en torno al tema de la muerte. Entonces nos dijo las reglas: no hablar, porque libera energía nerviosa, y quería que mantuviéramos los sentimientos por dentro. A continuación, se podría hablar sólo cuando estuviéramos de regreso arriba en su oficina.

El ascensor tenía un botón para el sótano del hospital y la gente se bajaba en cada piso mientras descendía, hasta que finalmente se abrió la puerta dando a una habitación oscura donde un joven extraño estaba sentado en un antiguo escritorio gris de metal. Este personaje estaba mascando chicle y llevaba una gorra de béisbol dada vuelta hacia atrás. Estaba leyendo un libro de historietas y cuando vio al doctor Covan, se entusiasmó y nos saludó como si estuviera emocionado por la interrupción. El médico le preguntó quién estaba allí ese día y el tipo abrió un enorme libro de contabilidad con páginas rayadas y los registros escritos por donde pasó el dedo por la lista. “¿Niños o no?”, le preguntó a Fred. “Es la primera vez así que niños hoy no”, dijo. Dios mío, pensé. Esto va a ser tan malo como me imaginaba. Entonces el hombre corrió por una lista de los “residentes” recitando sus causas de muerte.”Tenemos tres ataques al corazón, dos víctimas de balas …” y dejé de escuchar después de eso.

El lugar era aproximadamente el doble del tamaño de una tienda Seven-Eleven, pero oscuro y frío. Había filas y filas de los compartimientos refrigerados de acero inoxidable, casi tan altos como yo. Los cuatro nos llevaron a números específicos en las puertas de metal, donde Fred y este tipo bajaron el mango largo apalancado, abrieron la puerta y deslizaron la bandeja de metal que sostenía el cuerpo. Olían a alcohol y estaban apenas cubiertos con algún tipo de sábana, pero lo que más recuerdo eran sus caras. No había ninguna presencia de vida. Lo que sí había allí era finalidad. Sus expresiones fueron congeladas en el tiempo, el momento exacto de su muerte. Los ataques al corazón, las heridas de balas, cualquiera que sea el rostro fue así que en ese último latido quedó impreso lo que solía ser una persona, viviendo su vida. Me preguntaba quien se preocupaba por estas personas, quien lloraba por ellas y me alegraba que no veían lo que yo estaba presenciando.

Justo cuando estábamos a punto de cerrar la puerta en el último cuerpo, nos dimos cuenta que metido bajo la bandeja de rodadura y en el suelo cerca de la puerta, un paquete de seis cervezas, guardado por el carácter cómico que se nos estaba guiando. Lo juro. Realmente. Cerveza. En una morgue. En “la hielera”. Todos tuvimos que sonreír ante el humor ridículo de todo esto en ese momento.

¡Cuando volvimos en el ascensor en el camino a la oficina de Fred, lo que noté primero fué que al entrar la gente respiraba! Yo quería abrazarlos y felicitarlos y hacerles acordar que la vida es buena y que estaban vivos!

Aunque no creo que la muerte es un final, yo creo que es el fin de lo que alguna vez conocimos como la vida. Quiero vivir mi vida como mi amiga Esther Hickssays desea: ¡feliz, sana, feliz, sana, feliz, sana, muerta! Sé que tengo al menos algún control por parte de mis decisiones, tanto física como emocionalmente. El otro día mientras hacía mis ejercicios con Franz, me dijo que es el mejor momento para estar vivo. Me llamó la atención porque hay tan poco de la conversación al respecto en estos días. Estamos muy descontentos y insatisfechos con las cosas como están y sé que hay mucho que necesita cambiar. Lo que también es cierto es que tenemos vidas increíbles y una gran oportunidad para vivir como nunca antes. Es el enfoque que opto por tener a medida que avanzo a través de mis días. Buscar el humor en la vida. Mover mi cuerpo, porque puedo! Ser amable, porque nunca sé lo que está pasando en la vida otro. ¡Apreciar la naturaleza, su poder y su belleza! Y respirar! ¡La vida nunca ha sido mejor!

Share

Inquire Here

Thank you for your interest in my art. Please fill out the form below and I will be in touch with you shortly.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si usted tiene historias, cosas interesantes o una perspectiva que desea compartir, por favor póngase en contacto conmigo.

Está estrictamente prohibido el uso no autorizado y / o la duplicación de este material sin el permiso expreso y por escrito del autor y / o propietario de este blog. Pueden utilizarse extractos y enlaces, siempre que se otorgue un crédito completo y claro a Becky y EverythingBecky.com con una dirección apropiada y específica al contenido original.